ES | EN

Noticias

not2.jpg

UF Oviedo- Cocinas.com (83-93). El paso más allá de un gran partido de basket para arrancar un triunfo clave de Pumarín

Cada victoria (también cada derrota) lleva consigo una lectura de dinámicas, sensaciones y acciones que va mucho más allá de las estadísticas y evoluciones en el marcador, y es un hecho que ganar en el polideportivo de Pumarín exige incluso un paso más allá de hacer un gran partido de baloncesto. El Cocinas.com lo sufrió el año pasado en sus carnes, con aquel trágico alley oop de Juan García sobre la bocina a saque de banda en un desenlace surrealista, y ayer sábado se cobró su deuda con una victoria sobre UF Oviedo (83-93) que necesitó 30 minutos de un auténtico baloncesto de boutique y después un golpe sobre la mesa final de garra y actitud para sepultar una vertiginosa remontada que lideraban más de un millar de almas en la espectacular caldera asturiana. Dos fases muy diferenciadas que reúnen cualidades como la calidad, la seriedad colectiva, la constancia, y la confianza en los momentos adversos, para un grupo que, al fin, disfruta de su juego y exhibe una profunda solidez mental.

Solo dos semanas han pasado desde la derrota casi sin oportunidad en Palma y el espectáculo ofrecido anoche en la que quizá sea la pista más caliente de toda la categoría, una atmósfera única y capaz de construir milagros como todos los vividos en Oviedo la temporada pasada. Allí dentro, el Cocinas.com, arropado solo por su fe y un pequeño grupo de aficionados desplazados desde Logroño que nunca dejaron de animar, fue capaz de elaborar un verdadero show colectivo para ponerse en +20 en el ecuador del tercer cuarto (34-54), y asumir a la vez que apenas era un principio de algo mucho mayor que se iba a necesitar para ganar el partido. Incluso reviviendo fantasmas del pasado, UF Oviedo armó, en algo menos de dos minutos del último cuarto y en medio de un ambiente absolutamente abrasador, una remontada épica con parcial 12-1 a base de triples, acciones interiores y demostraciones de fuerza en un partido descontrolado. Después de gestionar una ventaja tan amplia, se hace complicado describir la experiencia de encontrar un 72-77 en el marcador y un mundo de 5 minutos aún por delante dentro de la atmósfera asturiana, y más aún resumir la acción imperial de sofocarla a base jugadas de calidad, temple y una enorme valentía. El triple de Alfredo Ott contra todo un pabellón hirviendo, el palmeo decisivo de Chema González y el gancho imposible de José Coego para sentenciar son los apuntes que personalizan la genialidad en los peores momentos para zanjar un triunfo merecido durante toda la tarde, una puesta en escena soberbia.

Lo más complicado por llegar

A Alfredo Ott, uno de los grandes protagonistas anoche del triunfo riojano en Oviedo, hubo que esperarlo hasta el final. A solo 3 minutos de acabar el tercer cuarto, el crack de Nueva Orleans estaba en solo 5 puntos y con escasa presencia en pista por las faltas personales. Desde ahí, supo irrumpir en el tramo decisivo para reventar el partido desde el 6,75 y lucir fiabilidad en la personal. Antes de esa explosión, el Cocinas.com vivió sin él exhibiendo un juego colectivo de máxima seriedad y rigor, para someter a UF Oviedo desde la defensa y una recuperada alegría anotadora. Otro protagonista como Alberto Ruiz de Galarreta sentó las bases de un buen trabajo con 10 puntos en el inicio, y un triple desde 8 metros que avisaba de una de esas noches en las que el rifle estaba con la mira ajustada (11-16, minuto 4).

Con el capitán al frente, el Cocinas.com convertía en anécdota el frenético parcial de 9-0 con que Oviedo entraba en materia, casi el único momento de lucidez local hasta el desmadre final, liderado por un Álvaro Muñoz que siempre hace grandes partidos contra el Cocinas.com. Desde ese aviso, los locales derivaron una importante parte de sus recursos en el control asfixiante de Galarreta, circunstancia ante la que todo el equipo supo dar el oportuno paso adelante para tomar el relevo: el acierto de Carlson y Reyes cerraba un excelente primer cuarto (16-25) y la segunda unidad riojana daba un golpe en la mesa para transportar el partido a otro nivel en el segundo, con unos minutos espectaculares de Arévalo en la dirección y Lobo en la ejecución, para llevar el partido a una interesante desigualdad al descanso (28-44). Gran resultado pese a lo cual eran aún mejores las sensaciones: regularidad y constancia y un enorme trabajo atrás. UF Oviedo, uno de los mejores arsenales ofensivos de la liga, se iba en solo 28 puntos al intermedio, con un 2/14 en triples (su principal arma) y apenas sostenido por la calidad de Álvaro Muñoz y Cvetinovic (18 puntos entre ambos).

Y el Cocinas.com seguiría dando pasos: clave el entrar en partido a la vuelta de vestuarios, uno de esos momentos decisivos para desperdiciar todo el trabajo hecho o para sacarle el brillo definitivo. Los triples de Galarreta y Ott encontraban la repuesta del solitario Muñoz en un Oviedo que no transmitía fiabilidad (34-50, minuto 24), y que tiraba de raza, con la irrupción del revolucionario Juan García, cuando los de Antonio Pérez llegaron a irse hasta la veintena de diferencia (34-54, minuto 25). Fue el momento para Zimmy Nwogbo, fuera de foco por las faltas personales (expulsado en solo 14 minutos en pista) pero capaz de producir en esos momentos claves acciones de gran mérito para equilibrar el empuje local (51-67, minuto 30).

Y después de todo, aún quedaba lo peor. José Coego se asociaba con Ott en el arranque del cuarto decisivo para disparar al Cocinas.com hacia lo que parecía la consolidación de una ventaja sólida, casi definitiva (60-76, minuto 33), y sin embargo en Pumarín las cosas no suceden igual. Son los jugadores los que ganan y pierden partidos, pero la energía que llega desde la grada tiene mucho de responsable en remontadas imposibles como la vivida ayer: Arenas puso en pista al tocado Bassas, relanzado con Muñoz y Juan García a un parcial kamikaze de 12-1 en menos de 2 minutos para apretar al máximo un partido cuyo ritmo además escapaba del control del Cocinas.com (72-77). El tiempo muerto de Antonio Pérez y las posteriores acciones de Ott, Chema González y Coego, bajo la férrea dirección de un Jakub Kudlacek dominante toda la noche, abortaron una remontada absolutamente demoledora y certificaron un triunfo cargado de virtudes y aplomo.

Las derrotas de Clínicas Rincón y Peñas Huesca, a la espera de lo que haga CB Prat este domingo, dejan al Cocinas.com con un colchón de dos triunfos sobre la zona de descenso, más que interesante después de todo el sufrimiento de estos meses de infortunios. Antonio Pérez decía en el balance posterior que el de Pumarín había sido un triunfo “muy duro emocionalmente”. Lo fue, por lo sucedido en la pista, y también con la perspectiva de todo lo que arrastra el equipo esta temporada. La calidad y la mentalidad se unieron para sacar un reto durísimo en la que quizá fue la mejor noche del año, perspectiva ideal para aligerar la carga negativa y empezar, cuando menos, a disfrutar del baloncesto. Con ganas ya de que pasen los próximos 13 días para poder disfrutar de la evolución de este renovado Cocinas.com en el Palacio en otro atractivo partido ante el poderoso Planasa Navarra.

Estadística Completa

UF Oviedo 83 (16+12+23+32) Creus, Víctor Pérez (13), Álvaro Muñoz (25), Nighbour, Tresnak -cinco inicial- Diego Sánchez (3), Prieto (3), Bassas (8), Lasa, Cvetinovic (13), Juan García (18)

Cocinas.com 93 (25+19+23+26) Kudlacek (13), Alfredo Ott (18), Galarreta (15), Zimmy Nwogbo (7), Chema González (4) -cinco inicial- Carlson (12), Reyes (2), Suero, Coego (13), Arévalo (4), Álvaro Lobo (5)

25/01/2015

   

SÍGUENOS EN: